Domingo 25 de Febrero de 2024

20.9°

RAMALLO

PERSPECTIVAS

12 de noviembre de 2023

ESCASEZ DE DOLARES Se agrava la falta de dólares para la producción y se aleja la posibilidad de un arreglo tras el balotaje

CONTROLES ETERNOS
Los fuertes controles cambiarios difícilmente se aflojen pasado el ciclo electoral. Tampoco hay buenos pronósticos para la cosecha de trigo y en enero el Tesoro enfrenta fuertes vencimientos, dificultando el arranque ya sea para Milei o para Massa.

ESCASEZ DE DOLARES La semana financiera culminó con fuertes operativos en el microcentro, prácticamente paralizando la operatoria del dólar libre, tras la suba de 60 pesos que había mostrado la cotización el jueves. La foto fue idéntica a la de la previa a las elecciones. Y todo indica que en los próximos cinco días hábiles el volumen de transacciones en el mercado informal se mantendrá en niveles mínimos.
En un contexto de gran incertidumbre política y económica, el Gobierno vuelve a apelar a la represión financiero para mantener los distintos tipos de cambio bajo control. En todo caso, la idea es esperar al resultado de las elecciones y una vez despejada la incógnita de quién será el próximo presidente encarar una solución para el complejo escenario cambiario que enfrenta la Argentina.


Más allá de las especulaciones electorales, la situación cambiaria se va complicando cada dïa que pasa. Lo más acuciante ahora es la escasez de divisas para las empresas, que son autorizadas solo a cuentagotas a importar insumos. La mayoría obtiene la autorización a través de la aprobación de las SIRA, pero luego les resulta imposible que el Central les venda los dólares.
El stock de deuda con los importadores supera ya los USD 50.000 millones. Esto obliga a las empresas a utilizar dólares propios para importar, pedirle un financiamiento a sus casas matrices para hacerlo, o simplemente quedar en deuda con sus proveedores.
No hay un solo indicio que permita pensar que la situación de extremo stress que sufren las empresas que precisan insumos importados vaya a aliviarse en los próximos meses. Al contrario, la situación podría agravarse, a partir de una cosecha de trigo floja y fuertes vencimientos de deuda en enero, que pondrán más presión sobre las reservas

Los problemas para conseguir dólares también provocan inconvenientes en las fábricas para llevar adelante la producción. Por eso motivo la economía está cada vez más cerca de la recesión. Aunque todavía las cifras oficiales del INDEC muestran meses que pasan de leves caídas a tenues recuperaciones, los problemas de oferta tendrán un impacto negativo en la actividad económica.
Sin divisas y sin certezas
Esta falta total de certeza de acceso a divisas también llevó a un extremo los temores a un posible desabastecimiento. La consecuencia es que las empresas optan por fuertes remarcaciones, ya que no saben si contarán o no con la posibilidad de reponer el producto. Estos ajustes fuertes de precios también ocurren por las expectativas de devaluación futura, es decir el peligro de que se encarezca el tipo de cambio para compras del exterior.
En parte, esto ya sucede porque las importaciones pagan en teoría el tipo de cambio oficial más el impuesto PAIS, que en el caso de bienes eleva el costo del dólar en realidad de $350 a unos $376, mientras que en el caso de servicios el costo ya es aproximadamente de $500 por dólar.
Una de las grandes incógnitas sobre lo que se viene después del 19 de noviembre es hasta qué punto habrá un sinceramiento del tipo de cambio oficial. La perspectiva es que si gana Massa el proceso sería mucho más lento, postergando la solución de fondo a bien entrado el 2024. En cambio, si el nuevo presidente resultara ser Milei, cabe esperar que este proceso se dé mucho más rápido.
 

Pensar que la próxima cosecha de soja traerá un alivio casi mágico sobre la economía argentina es ignorar lo sucedido en los últimos años. Aún habiéndose registrado picos de exportaciones, la actividad continuó estancada y no crece desde 2011. El cepo cambiario y la falta de acceso a los mercados financieros provocan que el superávit comercial difícilmente se refleje en un aumento de las reservas
La dificultad para acceder a divisas que aqueja a todos los sectores de la economía no se arreglará de la noche a la mañana y mucho menos por la culminación del proceso electoral, dentro de una semana.


 <Por Pablo Wende>

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios